Buques Oceanográficos

El origen de los buques oceanográficos de la UNAM

La investigación oceanográfica y el aprovechamiento de los recursos marinos son actividades estratégicas, desde los puntos de vista económico, político y social. Por ello, la comunidad internacional les ha dedicado, desde hace muchos años, considerables esfuerzos e inversiones; el objetivo es conocer las propiedades de los ecosistemas marinos, comprender su dinámica y desarrollar tecnologías para la explotación racional de variados recursos.

En el año 1973 la ONU adoptó el Derecho del Mar, del cual se destaca la introducción del concepto de Zona Económica Exclusiva (ZEE), definida como la franja marina comprendida desde la línea de costa hasta las 200 millas náuticas (370 km) mar adentro.

Para los estados ribereños esta área representa la jurisdicción exclusiva sobre los recursos que allí se encuentran. En 1975, México introdujo el concepto de ZEE en el artículo 27 de la Constitución Política y se incorporó como parte integrante de su patrimonio nacional, con un área de 1.5 veces su territorio continental.

Para hacer frente a esta responsabilidad, el gobierno de la República, a instancias de la UNAM y por medio de ésta, autorizó la construcción de dos buques oceanográficos con la capacidad y flexibilidad adecuadas para trabajar en la ZEE mexicana. Con este propósito, los buques se diseñaron para atender una amplia gama de observaciones y muestreos oceanográficos, tanto en las áreas someras como las profundas de los mares adyacentes, hasta profundidades máximas de 6 mil metros y en las condiciones más adversas de tiempo y mar que suelen presentarse en estas zonas, como son los huracanes, “nortes” y tormentas.

El primer buque oceanográfico, El Puma, con base en Mazatlán, Sinaloa, entró en servicio a principios de 1981, y su gemelo, el Justo Sierra, con base en Tuxpan, Veracruz, dos años más tarde. Ambos se construyeron en Noruega.

Preparados para investigar

La instancia que tiene a su cargo la administración y promoción de los buques de la UNAM es la Coordinación de Plataformas Oceanográficas (CPO), que depende de la Coordinación de la Investigación Científica.

En el periodo 2000-2006 los buques oceanográficos realizaron 120 campañas, para un recorrido total de 206.9 miles de millas náuticas o unas 9.6 vueltas al globo terráqueo. El promedio de millas náuticas por campaña fue de 1 724, el de días fue de 13.9, y el de participantes de once. El Puma navegó 804 días y 105.7 mil millas náuticas en 66 campañas, y el Justo Sierra 860 días y 101.2 mil millas náuticas en 54 campañas.

Los buques prestan servicios mediante campañas o cruceros oceanográficos con grupos de hasta 21 investigadores y sus asistentes. Las embarcaciones son utilizadas para fines de investigación tanto por entidades de la UNAM, como, vía fletamento, por otras entidades y compañías nacionales y extranjeras.

En los últimos años, la actividad de fletamento de los buques oceanográficos ha sido una fuente de ingresos cada vez más importantes, para beneficio de su mantenimiento y equipamiento.

En el año 2007 ambas embarcaciones se renovaron con tecnología de punta, tanto en su equipo operacional como en sus instrumentos científicos. Cada embarcación cuenta con:

  1. Ecosonda multihaz para aguas profundas, para topografía tridimensional detallada del lecho submarino hasta 8 000 metros;
  2. Ecosonda multihaz para aguas someras, para similar topografía hasta 1000 metros;
  3. Ecosonda de penetración (perfilador) para el registro estratigráfico del lecho submarino;
  4. Vehículo submarino de control remoto (ROV) para la detección y visualización de organismos y objetos sobre el fondo y en la columna de agua subyacente;
  5. Nuevos dispositivos digitales de navegación y seguridad;
  6. Sistemas satelitales de comunicación, telefonía e Internet de banda ancha.

Las actividades de los buques varían de acuerdo con el programa establecido por los usuarios. Por lo general, los trabajos que se llevan a cabo en cada campaña abarcan varias de las actividades expuestas a continuación: registros de parámetros oceanográficos entre la superficie y el fondo del mar, tales como temperatura, salinidad, oxígeno disuelto, turbiedad, fluorescencia y corrientes; muestreos de agua entre la superficie y el fondo para la determinación de sales nutrientes, partículas en suspensión, microorganismos, etc.; muestreo de la fauna bentónica, mediante dragas, redes de arrastre y nucleadores, en aguas someras y a grandes profundidades; obtención de núcleos del suelo submarino; registros batimétricos y del suelo submarino mediante hidroacústica; registros de densidad de organismos en la columna de agua mediante hidroacústica; registros continuos de temperatura y salinidad de superficie a lo largo de la ruta del buque; observaciones meteorológicas de viento, temperatura, presión, humedad y aerosoles; instalación y recuperación de equipos anclados a grandes profundidades; apoyos a buzos y vehículos submarinos; apoyos logísticos para estudios de islas y áreas costeras de difícil acceso desde el interior del país; educación y entrenamiento de campo en las ciencias del mar.

Fuente de información: La Ciencia en la UNAM, a través del Subsistema de Investigación Científica, 2007.

 

 

 

Coordinador:



Teléfonos •
CU (55) 5622 5210
Mazatlán (669) 982 5521
Tuxpan (783) 834 6395

Domicilio • Edificio de Programas Universitarios, Circuito Exterior, CU, CP 04510, México D.F..

http://www.buques.unam.mx

Bases de operaciones:
Pacífico (Mazatlán; buque oceanográfico El Puma)

Golfo de México (Tuxpan; buque oceanográfico Justo Sierra).